Cómo hacer un brainstorming: guía paso a paso [2020]

Introducción

Dicen que las musas te vienen a visitar cuando menos te lo esperas. Y como dijo Picasso, que cuando lleguen, te pillen trabajando. Pero claro, a veces necesitamos las ideas ahora, con lo cual esperar puede ser poco práctico. Pero no sufras, existen estrategias como el brainstorming (o lluvia de ideas) para hacer fluir la creatividad.

Seguro que recuerdas alguna vez que has necesitado nuevas ideas, pero en el momento que te pones a ello, tu mente se queda en blanco. Para sacar el máximo partido a una sesión de brainstorming no vale con sentarse a pensar y decir lo primero que se te ocurra. Necesitas una estrategia, un método para conseguir los resultados más eficientes posibles. Y esto te vale tanto para decidir el tema de una fiesta de disfraces como para explorar el futuro plan estratégico de una empresa.

Ya sabéis que la innovación es una de mis pasiones así que durante los últimos meses he estado probando diferentes metodologías de brainstorming. He preparado una guía con lo que he aprendido y el método que más me ha gustado. Está desarrollado por el proyecto de negociación de la universidad de Harvard (autores entre otros del gran libro de negociación Getting to Yes que os recomiendo de paso). ¡Vamos allá!

Cómo hacer un brainstorming

Separa el proceso creativo de la toma de decisiones

Antes de empezar, hay un punto clave que tienes que tener en cuenta. Juzgar una idea frena y obstaculiza la imaginación y la creatividad. Por tanto, se hace necesario separar el proceso creativo del crítico; Inventa primero, decide después.

Una sesión de brainstorming está diseñada para producir tantas ideas como sea posible para resolver el problema en cuestión. La regla básica es posponer toda crítica o valoración sobre las propuestas que van surgiendo. El grupo debe simplemente proponer ideas sin detenerse a considerar si son buenas o malas, realistas o poco realistas. Eliminados estos juicios, lo que conseguimos es que una idea estimule la siguiente, y así sucesivamente. Es importante conseguir un ambiente en el que las personas no teman soltar cualquier tipo de propuesta, por loca que parezca.

Por último, ten en cuenta que no existe una forma monolítica de realizar una sesión de brainstorming. Tiene que ser algo flexible, debes adaptar los siguientes consejos a tus necesidades y recursos.

Antes de la sesión de Brainstorming

Define tu objetivo

Piensa el resultado que te gustaría sacar de la sesión. Es más, déjalo claro. Por ejemplo:

  • ¿Qué carrera universitaria elegir? Quiero salir con las 5 opciones que más se adapten a mis necesidades y a lo que me gusta. 
  • Eslogan para nuestra nueva campaña de marketing digital. Queremos salir con 3 ideas iniciales para presentar al cliente.
  • Reducción de costes recurrentes en la cadena de montaje de una fábrica. Descubrir 8 oportunidades de mejora.
  • ¿Cómo aplicar la tecnología innovadora que hemos desarrollado a nuevos campos de aplicación? Salir con 5 áreas nuevas prometedoras para un estudio más en profundidad.

Elige un grupo heterogéneo de participantes

Un brainstorming entre tú y tu mejor amigo va a ser, seguramente, bastante ineficiente. Ambos tenéis probablemente los mismos gustos y un background bastante similar. Se trata de encontrar ideas de las que no seas consciente previamente, que nunca se te hubiesen ocurrido. 

Además, el grupo debe ser lo suficientemente grande como para proporcionar un intercambio estimulante, pero lo suficientemente pequeño como para fomentar tanto la participación individual como la capacidad creativa. Generalmente entre cinco y ocho personas con el bagaje más diverso posible.

Lógicamente la heterogeneidad del grupo vendrá determinada por el objetivo de la sesión. No es lo mismo tener un brainstorming para ver cómo podríamos monetizar un determinado negocio que uno para encontrar estrategias originales para desarrollar una nueva vacuna. Así pues, se trata de tener el grupo más diverso posible cumpliendo los conocimientos mínimos necesarios. Pero no subestimes nunca lo enriquecedor que pueden venir de personas con puntos de vista y experiencias completamente diferentes a las tuyas.

Establece un ambiente cómodo e informal

Muchas veces, este tipo de sesiones se hacen en el entorno laboral. En ese caso, para hacer florecer la creatividad, estaría bien separar este proceso del día a día del trabajo. Es decir, hay que intentar que se parezca lo menos posible a una reunión de trabajo.

Piensa en qué necesita ese grupo de personas para estar en un ambiente distendido y relajado, e intenta aplicarlo.

Sesion de brainstorming

Busca un moderador

Es importante que alguien coordine la reunión. A lo mejor si tú estás organizando la sesión y eres el interesado en sacar el máximo provecho de ella, eres el mejor candidato para mantenerte al margen de la generación de ideas. De esa manera el moderador debe centrarse simplemente en facilitar a los demás un ambiente de libertad y seguridad para poder expresar cada idea, por descabellada que parezca. Además, ha de asegurarse de que todos tengan la oportunidad de hablar, hacer cumplir las reglas básicas y estimular la discusión haciendo preguntas.

Durante la lluvia de ideas:

Sienta a los participantes uno al lado del otro frente al problema

El aspecto físico refuerza el psicológico. Sentar al grupo uno al lado del otro refuerza la actitud mental de abordar juntos un problema común. Las personas sentadas unas en frente de otras tienden a entablar un diálogo o una discusión, y eso no es lo que queremos al principio. Por ello, si es una sesión presencial, hay que intentar disponer al grupo frente a una pizarra sentados en un semicírculo.

Aclara las reglas básicas y la duración de la sesión

Si los participantes no se conociesen entre sí, la reunión debería comenzar con la presentación de cada uno de ellos. Posteriormente explica las reglas básicas y el tiempo definido para la sesión. 

Te recuerdo que es sumamente importante prohibir las críticas negativas, de cualquier tipo, a cualquiera de las ideas que puedan surgir. El objetivo es la estimulación de nuevas ideas que a menudo surgirán como consecuencia de las sinergias producidas por propuestas previas de otros. Y que serán el detonante para nuevas ideas que nunca se hubiesen imaginado de otra manera. La chispa generada por la propuesta de una persona puede despertar en la mente de otro participante otra vuelta de tuerca sobre la idea base en una suerte de efecto mariposa. Por todo ello, es vital no coartar la imaginación y las propuestas (por extravagantes que parezcan en primera instancia) con críticas prematuras que lo único que harán será detener el proceso creativo.

Empieza el brainstorming

Una vez que las normas y el tiempo están claros, deja a los participantes hacer volar su imaginación e intenta elaborar una lista larga de ideas que pudiesen resolver el problema enunciado. 

Para dar un sentido tangible a lo que se va consiguiendo, reducir la posibilidad de repeticiones y estimular otras propuestas, anota todas las ideas en algún formato físico o digital a la vista de todos los participantes.

Después del brainstorming:

Destaca las ideas más prometedoras

Una vez acabado el tiempo, tomaos un descanso para despejar la mente. Cuando volváis a la sala, empezad a discutir cada una de las ideas, criticando y analizando cada una de ellas para lograr seleccionar las más prometedoras. Recuerda que no es el momento de tomar decisiones finales. Simplemente el grupo debe argumentar y hacer una selección cuáles son las mejores ideas generadas.

Proponer mejoras para esas ideas prometedoras 

Perfecto, ya habéis seleccionado las mejores ideas. Ahora es el momento de limarlas y desarrollar mejoras; haciéndolas más realistas y explorando formas efectivas de implementarlas. El objetivo en esta etapa es hacer que la idea sea lo más atractiva posible. No descartes la posibilidad de combinar varias de ellas. A veces con ello generas otras con mucho más potencial.

En este punto, hay que olvidarse ya de las críticas frontales y generar críticas constructivas: «Lo que más me gusta de esa idea es … ¿Sería mejor si …?»

Establece un plazo para evaluar ideas y decidir

Antes de terminar, elabora una lista con las mejores ideas de la sesión. Tenéis que acordar un plan de acción o de desarrollo de cada una de ellas. También es el momento de establecer un plazo para tomar la decisión final de qué ideas continuarán para ser implementadas y cuáles serán descartadas.

Brainstorming: Establece un plan de acción y un plazo para la decisión final

Algunos aspectos adicionales: aplicación de la metodología en una negociación

El proceso de brainstorming es válido para la generación de ideas en cualquier ámbito de la vida. Y como ya hemos comentado en nextobee en alguna ocasión, la vida no es sino un continuo proceso de negociación.

Por eso creo que es una herramienta muy interesante usar un brainstorming en una negociación. Realizar una sesión de intercambio de ideas entre las partes de una negociación tiene una gran ventaja: generar y desarrollar nuevos puntos de vista que tienen en cuenta los intereses de todos los involucrados.

Además, crea un clima positivo para la resolución conjunta de problemas y de mostrar al otro lado los verdaderos intereses detrás cada una de las partes. Pero esto da para otro post sobre negociación que os prometo escribiré pronto.

La mejor herramienta GRATIS para hacer un brainstorming online

Como he comentado antes, es fundamental que los participantes del brainstorming puedan ver en todo momento las ideas generadas. Para realizar este tipo de sesiones online, existen multitud de herramientas disponibles. De las que he probado la que me ha gustado más y os recomiendo es Stormboard.

Es básicamente una pizarra virtual en la que los equipos pueden colaborar en tiempo real. Al igual que podrías poner post-its en un tablón, con esta plataforma podrás poner notas que pueden ser texto, imágenes, enlaces a videos de YouTube o comentarios. 

Brainstorming: Stormboard

Una vez que se agrega una nota, todos los participantes pueden verla, comentarla y votarla. Los comentarios se pueden organizar por colores, las notas se pueden mover fácilmente arrastrándolas y existen varias plantillas limpias e intuitivas. 

La versión gratuita ofrece hasta 5 usuarios interactuando a la vez. Os dejo aquí un video si queréis echarle un vistazo.

Conclusión

Espero que mi guía de brainstorming te haya sido de utilidad. Si tienes cualquier pregunta, puedes dejármela en los comentarios e intentaré ayudarte. Además, me encantaría conocer lo que opinas y cuál es tu experiencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *