4 claves para preparar una entrevista de trabajo

Las sensaciones que tenemos al conseguir una entrevista de trabajo podríamos explicarlas como una montaña rusa de sentimientos. Una primera ilusión nos inunda al haber conseguido por fin la entrevista que tanto estábamos esperando. Pero acto seguido, y casi instantáneamente, la duda nos acecha y los nervios empiezan a aflorar. 

La perspectiva de tener que enfrentarse a la entrevista puede ser aterradora para muchas personas. Cuando estamos esperando para entrar, las sensaciones son para muchos similares a los momentos previos al primer examen de selectividad o PAU. Dejamos a un lado la seguridad en nosotros mismos y a menudo tenemos sudores fríos.

Desafortunadamente, las entrevistas son una parte fundamental de la búsqueda de trabajo y es más que probable que tengamos que lidiar con varias de ellas antes de conseguir nuestro obejtivo.

¡Pero no te preocupes!

A pesar de nuestros miedos e inseguridades, tenemos las 4 claves para salir exitoso de las temidas entrevistas. Después de todo, si ya has llegado al punto de que te hayan llamado, quiere decir que han visto que tienes mucho valor que aportarles.

Prepara un “elevator pitch”

El elevator pitch es un anglicismo para referirse a la situación en la que tienes que vender un producto en el tiempo de un viaje en ascensor. Tienes menos de 30 segundos para, literalmente, venderte. Conseguir un elevator pitch perfecto puede parecer complicado, pero es algo que hay que trabajar y llevar preparado. Que suene natural, convincente. Que cuando te digan, «Háblame de ti», tengas que contener la sonrisa porque pienses, prepárate, voy a dejarte alucinado. 

Un gran elevator pitch es una respuesta concisa, personal y convincente que sacará a tu entrevistador de cualquier tipo de duda sobre tu valía. 

¿Cuáles son las claves?

  • Crea una historia

Ya se han leído tu currículum y tu carta de motivación. O no, pero la tienen ahí delante al menos. Ahora es el momento de mostrarles lo que no aparece ahí. Intenta crear una historia corta sobre qué te inspiró a para buscar esa oportunidad con ellos. Muéstrales los motivos por lo cuales una carrera con ellos te ilusiona. Ni que decir tiene que la sinceridad es clave. Nadie va a creerse tu discurso si ni tú mismo te lo compras.

  • Comparte las habilidad y capacidades que te hagan diferente del resto

Intenta hacer ver que tienes cualidades que coinciden con las necesidades y los valores de la empresa. No sólo estarás demostrando que has investigado, sino que también eres el mejor candidato para el puesto.

Investiga la empresa a fondo

Es un consejo típico, pero que no por ello deja de ser de vital importancia. Investigua la empresa antes de ir a la entrevista. Hay que tener un conocimiento de lo que hace la empresa y, además, demostrarlo. Si durante la entrevista no ha salido nada que te haya permitido mostrarlo, un gran momento de sacarlo a relucir es cuando te pregunten que si tienes alguna pregunta para ellos.

La falta de investigación indica una clara falta de interés. La entrevista de trabajo tiene muchas similitudes con una primera cita. Tienes que hacerles sentir especiales, hacerles ver te preocupas por ellos y que quieres saber de ellos. 

No vale sólo con meterse en su web y mirar tres cosas. Infórmate de verdad. Visita su LinkedIn, su página web. Entérate de lo que hacen. Contacta con trabajadores, especialmente si tienes algún conocido, o intenta buscar comentarios de clientes o de trabajadores que te puedan dar conocimiento desde dentro.

Presta atención a tu lenguaje no verbal

En una entrevista, los nervios pueden hacer tentador mostrar una actitud seria y formal, concentrándote sólo en hablar. Por eso, no hay que subestimar el poder del lenguaje corporal. Piensa en tu día a día, en una conversación normal con la gente. Las personas que buscan el contacto visual y mantienen un lenguaje corporal más abierto y amigable suelen dar la impresión de ser personas en las que podrías confiar más fácilmente. Sin embargo, personas más introvertidas, serias o incluso que no te miran a los ojos suelen dar la impresión de ser menos amigables. Inclinarse e incluso sonreír, muestran interés y pueden diferenciarte de los demás. Pero ojo, no te tomes privilegios y les hables como si estuvieras tomándote una cerveza con tus amigos. Sé natural, educado, sonríe.

Escribe un correo de agradecimiento tras la entrevista

Envía un correo electrónico agradeciéndoles su tiempo y expresando que mantienes el interés en el puesto de trabajo. Esto te da la oportunidad de decir brevemente una vez más, por qué eres la mejor persona para el trabajo. Asegúrate de enviar ese mensaje dentro de las 24 horas posteriores a la entrevista.

Intenta ser original y no copiar el mismo mensaje tipo que todo el mundo manda. Que se vea que lo has escrito tú. Como en todo: sencillez, originalidad y personalidad.

Sabemos de las dificultades que presentan las entrevistas de trabajo y lo difícil que puede ser saber si lo hiciste bien o no. En lugar de dejar que tus pensamientos floten a la deriva antes y después de la entrevista, el contar con estos conceptos básicos te ayudarán a aumentar tu confianza y relajar los nervios.

Las entrevistas de trabajo son estresantes, ¡especialmente si realmente quieres el trabajo! 

En nextobee tenemos excelentes profesionales con dilatada experiencia, que pueden ayudarte a superar los miedos y a prepararlas con garantías.

¡Compruébalo aquí

Un Ping

  1. Pingback: Cómo hacer un perfil TOP en LinkedIn | Nextobee

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *